La histórica capilla de Achango será homenajeada por las tejedoras iglesianas

El Ministerio de Turismo y Cultura a través del Mercado Artesanal Tradicional Luisa Escudero de manera conjunta con el Municipio de Iglesia y eximias maestras teleras del departamento, realizarán una ofrenda de jergones a la capilla de Achango durante las festividades de la Virgen del Carmen el próximo 16 de julio.

Este valioso proyecto tiene como objetivo rescatar una costumbre popular de las tejedoras iglesianas, manifestación de identidad, tradición y cultura; visibilizar la riqueza de nuestro patrimonio intangible dentro de un edificio patrimonial y sostener el sector de las artesanas de telar criollo tradicional.

Para poner en marcha este trabajo, la secretaria de Cultura Virginia Agote, la directora del Mercado Artesanal Miriam Atencio y la directora de Cultura de Iglesia, Estela Esquivel se reunieron en Achango con las artesanas textiles acompañadas por expertos de la dirección de Patrimonio.

Se encontraban presentes en la ocasión, las maestras Ermela Balmaceda, Cristina Brizuela de Godoy, Faustina Godoy, Analía Espejo, Elisa Mondaca, Silvia Álvarez y Patricia Castillo.

Capilla de Achango, un patrimonio iglesiano

La capilla ubicada al norte de la localidad de Las Flores fue construida por los jesuitas, en 1630 aproximadamente, bajo la advocación de la Virgen del Carmen, y fue declarada Monumento Histórico Nacional por su gran riqueza cultural e histórica.

Los pobladores de la zona veneran a la patrona de Achango desde hace cientos de años. Antiguamente cubrían el piso de tierra de la iglesia con mantas y frazadas listadas, a manera de alfombras, tejidas en telar criollo, presentando el color de éstas como única ornamentación. Se tejían en lana de oveja y teñían con raíces de retortuño, hollín, plantas naturales y algunas se bordaban con flores sencillas.

En la actualidad sobreviven algunos tejidos muy desvaídos y deteriorados, vestigio de lo que fue una costumbre de las familias ancestrales que serán conservados como piezas patrimoniales por el equipo que trabaja en el proyecto de restauración de la capilla.

El proyecto que retoma la tradición y los hilos de la memoria se encuentra en etapa de convocatoria y adquisición de la materia prima para la realización de las 15 piezas textiles.

Los jergones tendrán una dimensión aproximada de 0,80 metros por 5 metros y se tejerán con los procesos aprendidos dentro de la tradición familiar de cada una de las participantes, aportando de esta manera diversidad de técnicas y gran riqueza cultural.

Por su parte, las frazadas cubrirán por tramos, desde la entrada de la capilla hasta el altar en un acto de inmenso valor patrimonial para las generaciones futuras que transiten sobre ellas.

Fuente: Turismo y Cultura