Los Siete Samuráis, de Akira Kurosawa | El Emperador Kurosawa

“Los siete samuráis” | Reseña: Lautaro Sillero

 

Título original: Sichinin no Samurai
Año: 1954
Duración: 205 min. Aprox.
País: Japón
Guión: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto, Hideo Oguni
Música: Fumio Hayasaka
Fotografía: Asakazu Nakai (B&W)
Reparto: Toshirô Mifune, Takashi Shimura, Yoshio Inaba, Seiji Miyaguchi, Minoru Chiaki, Daisuke Katô, Ko Kimura, Kamatari Fujiwara, Keiko Tsushima, Yoshio Tsuchiya, Kokuten Kôdô
Productora: Toho
Género: Aventuras. Drama | Japón feudal. Siglo XVI. Samuráis. Película de culto

Los siete samuráis

DARLE TIEMPO PARA QUE MADURE

Nunca olvidaré mi primer encuentro con esta película. Comencé a verla una noche de navidad por el canal TCM, que estaba emitiendo el ciclo “50 películas para ver antes de morir”. Por distintas razones no pasé de la primera hora, pero recuerdo bien que esa historia de unos samuráis contratados para defender a una aldea de una banda de forajidos me fascinó.

A la fecha, no sé bien qué es lo que me movilizó tanto, pero de algún modo grabé en mi cabeza la necesidad de terminar de verla. Necesidad que se transformó en obligación, toda vez que alguien opinaba que “Los Siete Samuráis” es una obra maestra y su director uno de los más grandes de la historia del cine.

Pero todas estas expectativas creadas acabaron en decepción al verla completa por primera vez. Me preguntaba “¿es esta una de las grandes obras del cine?” Sí, por supuesto. Pero necesité tiempo e información para poder volver a analizarla y finalmente pude comenzar a ver sus puntos fuertes y disfrutarla en toda su magnitud.

Hoy, en Películas Inoxidables, tengo el honor de hablar de Los Siete Samuráis, de Akira Kurosawa.

Los siete samuráis

POR UN POCO DE ARROZ (Y VARIOS MOTIVOS MÁS)

Esta película comienza con la decisión de los habitantes de una aldea de contratar a guerreros samuráis para que los protejan de una banda de forajidos que saquea periódicamente al villorrio. Esto está motivado por el recuerdo del miembro más anciano de su comunidad: de como hace muchos años la única aldea que no fue quemada por los bandidos era aquella que había contratado a guerreros para que la defendieran.

Kurosawa ambientó su película en un período de guerras civiles en Japón, donde los campesinos eran presa fácil, tanto de los ejércitos profesionales, como de los bandidos. Además, habían muchos samuráis “desempleados” que no tenían o habían perdido a su señor y que solo poseían como pertenencias su orgullo (muchas veces desmedido), sus ropas y sus espadas. Estos desempleados con espada son a los que contratan para defender la aldea, siendo el pago tres comidas diarias durante el tiempo que dure su trabajo.

Pese a ello, cada miembro del grupo tiene sus propios motivos para defender a la aldea más allá del arroz. Kambei (Takeshi Shimura), el líder del grupo, lo hace debido a su sentido de la justicia y a su bondad; Kikuchiyo (Toshiro Mifune), quiere demostrar su valía como guerrero pese a que, obviamente, no proviene de una familia de samuráis y, además, alberga sentimientos más profundos para querer defender a (en sus palabras) unos avaros aldeanos; Katsushiro (Ko Kimura), el más joven del grupo, siente un gran respeto por Kambei y quiere ser su aprendiz.

Podría continuar así con cada uno de los miembros pero se volvería monótono al ser contado y vale la pena verla. Cada personaje es único y tiene su propia historia, parte de lo que hace que este film sea una verdadera maravilla, es ver cómo interactúan y el modo en que se profundizan los objetivos de cada uno a medida que avanza la trama.

Los siete samuráis

MOMENTOS DE UNA OBRA MAESTRA

En un fragmento de una entrevista, el director nipón, comentaba cómo ahora los guionistas quieren llegar inmediatamente al final y, que para él, escribir es como hacer montañismo: nunca mires a la cima, sé paciente y desarrolla tu historia.

Su filosofía, claramente, está marcada en el guión de esta película, puesto que su duración es de más de tres horas. Sin embargo, esta duración es usada para explorar tanto a los personajes como para desarrollar pacientemente la trama, creando una multitud de momentos memorables.

A lo largo de la primera hora vemos cómo se forma el grupo y tenemos un primer vistazo de las características de los personajes. Durante la hora siguiente se ve más en profundidad a los protagonistas y la relación con su misión. Se puede ver como entrenan a los campesinos y de qué modo se defenderá la aldea. Es durante estos momentos de calma donde están algunos de mis momentos favoritos. En particular el de la confección de la bandera que usarán como insignia y el de Kambei recorriendo la aldea para ver cuál es el mejor modo de oponer resistencia.

Toda esta paciente preparación de más de dos horas, que en otras cintas sería drásticamente reducida, hace que cuando llegue la batalla final sepamos absolutamente lo que está sucediendo: quiénes son los personajes, de qué modo se van a defender, cuántos son los bandidos que ya han caído y los que aún están con vida. Y, por supuesto, sabemos perfectamente qué es lo que está en juego para ellos.

Los siete samuráis

Los siete samuráis | Para terminar ►

Dejo muchas cosas en el tintero, en especial, aquellas que se relacionan con los aspectos técnicos del guión y la filmación, que son una parte importantísima de lo que hace tan grande y especial al cine de Kurosawa.

Para aquellos interesados recomiendo los vídeos Akira Kurosawa – Composing Movement del canal Every Frame a Painting, Seven Samurai – Drama Through Action de Criswell y Seven Samurai – A Lesson In Storytelling de Jack’s Movie Reviews que fueron de gran ayuda a la hora de escribir esta reseña y de poder ver la película con otra mirada.

Esta cinta lo posee todo: la acción, la trama, hay espacio suficiente para la reflexión, el amor y para el desarrollo en profundidad de los personajes. Entretenida y profunda al mismo tiempo. Tiene la chapa de ser una de las películas más influyentes de la historia, yendo desde el homenaje hasta el remake (Los Siete Magníficos).

Mi recomendación para verla, es hacerlo tranquilo siendo consciente de su duración y con la paciencia que al final se ve recompensada como si fuese montañismo. Porque una de las más grandes aventuras de todos los tiempos no fue sobre un tesoro o una princesa prisionera, sino sobre un grupo de samuráis que dejaron de lado su orgullo para defender a los más débiles a cambio de casi nada.

Y creo que es por esto, amigos míos, que tienen que ver Los Siete Samuráis.

Reseña: Lautaro Sillero.

Más Películas Inoxidables con reseñas de Lautaro Sillero

Trailer original

Ver película online